sábado, 23 de abril de 2016

El Baby Led Weaning o cómo introducir el sólido sin pasar por los purés

En mi trabajo como psicopedagoga, me encuentro con muchas consultas acerca de los hábitos de alimentación y una, muy recurrente,  es la que me plantean los padres preocupados porque su hijo no quiere comer sólido, con dos años sigue prefiriendo los purés.

Un error,  muy típico, es alargar en exceso a introducción del sólido. Unas veces por comodidad ( es más rápido y más fácil dar un puré), otras por miedo ( esperan a que les salgan todos los dientes a los niños para que puedan masticar y no se atraganten) y otras porque creen que con el puré se alimentan mejor y comen más cantidad.

Yo recomiendo introducir el sólido en función de la aparición de la motivación del niño por probarlo, aproximadamente en torno a los seis meses, aprovechando el momento en el que nosotros comemos. Los colores, las diferentes texturas, sabores...les llamarán la atención y esa curiosidad crecerá para ampliar la variedad de alimentos que comen, siempre de una manera complementaria a la leche materna o la leche de fórmula, dependiendo de cada opción personal, y el puré.  Comenzando con alimentos más blanditos, que se deshacen, hasta llegar a trocitos pequeños que pueden masticar. Respetando la introducción paulatina de los alimentos por la identificación de las alergias e intolerancias.

Esto que comento no va muy desencaminado hacia lo que propone el Baby Led Weaning, una nueva corriente bastante extendida en Estados Unidos y que comienza a extenderse por Europa.

Sus características son las siguientes:


  • Introducción de los alimentos sólidos  a partir de los seis meses sin pasar por el puré. Los alimentos no se trituran, se dan en trozos lo suficientemente grandes para que el niño pueda cogerlos y llevárselos  a la boca sólo 
  • Es complementario a la lactancia materna prolongada
  • No se les pone plato ni cubiertos, de lo que se trata es que el niño explore los alimentos con las manos y la boca, de manera que sea consciente de las texturas que va probando. El descubrimiento a través de la exploración es el objetivo
  • Hacerle partícipe de su propio aprendizaje, que sea activo, no pasivo como en el caso del puré.
  • Involucrarle en las comidas familiares, que nos tome como modelo. No hay que hacer otra comida, come lo que el resto de la familia.
  • Se sigue la misma progresión de introducción de alimentos que recomiendan los pediatras: cereales, verduras, hortalizas, pollo, carne,....
  • Aunque no tengan dientes se puede hacer, pues los niños pueden masticar con las mandíbulas.
  • Tiene base científica y está recomendado por la OMS
Poniendo un poco de humor al asunto, sin duda, muchos abuelos se llevarán las manos a la cabeza cuando lo vean. Comentarios como " con el puré come más y mejor y es más rápido " " menuda guarrería está haciendo, lo está poniendo todo perdido" " se va a atragantar...!!!!"....etc.




Teniendo en cuenta todo esto, me gustaría que quien lo esté practicando nos cuente su experiencia en los comentarios y nos ilustre al respecto.
También me gustaría plantear la siguiente pregunta: ¿ es viable en las  Escuelas Infantiles? ¿ de qué manera habría que cambiar el modelo actual? ¿ estaríamos dispuestos a que las cuotas se encarecieran por el incremento de personal, puesto que no es lo mismo hacerlo con un niño que con 8 ( bebés) o 15 (1-2)?


Espero vuestros comentarios y experiencias.






sábado, 9 de abril de 2016

El niño tímido

Hace algunos años conocí a una niña que, simplemente, por no preguntar si podía ir al baño, se llegaba a hacer pis encima .

El niño tímido quiere hacer cosas pero la falta de recursos le dificultan hacerlo, tiene intención pero no sabe cómo. Esto le genera un gran malestar y sufre.

Depende de cómo sea su entorno, cómo reaccione y cómo se trabaje con él puede mejorar o, poco a poco, ir limitándole cada vez más.

Vamos a empatizar con ellos y nos vanos a imaginar que queremos hacer algo, lo deseamos (jugar, tener una conversación, bailar,...) pero que hay algo que no nos deja, no sabemos cómo hacerlo y  al final no lo hacemos, a pesar de que realmente lo queríamos y esto nos genera tristeza, enfado, ansiedad...
Partiendo de esto, quizás entenderéis mucho más por qué recomiendo lo siguiente, todo gira en torno a darles esos recursos que les faltan:

  • Dadles variedad de escenarios, ambientes, no limitaros a estar siempre con la misma gente.
  • Dadles responsabilidades que les haga sentirse importantes y consiga subirles la autoestima, pues muchas veces ésta es baja, pues ellos querrían ser diferentes a lo que son realmente, suelen compararse mucho con los demás.
  • Dejadles su tiempo, para reaccionar y su espacio
  • Ensayad situaciones posibles en casa (role playing) en los que el niño se quiera presentar a un grupo, tenga que saludar a alguien, quiera jugar a algo, le quiten un juguete y se defienda,... De esta manera, el niño ya tendrá una serie de recursos, en las primeras ocasiones, ensayados para iniciar una situación por sí solo.
  • No resolver sus conflictos, ni esas situaciones difíciles para él. Si lo hacemos continuamente, no podrá adquirir por sí mismo esos recursos.
  • No agobiadle con que tiene que hacer algo o en que reaccione en un momento determinado y, sobre todo, si es delante de mucha gente, o fuera de su entorno más cercano o habitual. Sólo conseguiremos que se bloquee y que lo pase peor al saberse el centro de atención y no haber cumplido con las expectativas.  Si queremos ayudarle para darle alguna indicación o recurso podemos llevarle aparte y comentárselo, pero siempre muy tranquilos.
  • Alabad otras virtudes de su personalidad, si viene al caso, y no comentéis continuamente vuestra preocupación porque sea tímido. Así, conseguiremos nuevamente subir su autoestima.
  • No etiquetadle como "tímido" ante él, pues pensará que eso es lo que le define y que no puede hacer nada para cambiarlo.
  • Nuestra actitud debe ser de cariño y comprensión, no de sobreprotección o enfado.
  • Evitad comentarios como: "me tienes aburrido, siempre igual, no se te puede llevar a ningún lado,  si no haces esto...pues nos vamos y ya está". Vuelvo a repetir que su autoestima suele ser baja y este tipo de comentarios puede dañarla de manera importante.
  • Controlad, en la medida de los posible, vuestras emociones, es decir, no os pongáis nerviosos ante una situación de bloqueo por su parte, hay que mantener la calma y transmitirle tranquilidad.
  • Es cierto, que tener amigos que sean más líderes, que le ayuden en este sentido es bueno, pero hay que intentar que no se creen relaciones de dependencia. Por tanto, no caigáis en intentar a toda costa que siempre estén con los mismos niños
  • Dadles la oportunidad de tomar decisiones, que no se limiten a hacer lo que nosotros les vamos marcando. "¿Qué quieres hacer bajar a jugar con los amigos o ir a ver a los primos?"
  • El tener una mascota puede ayudarles para tener responsabilidades sobre algo, tener iniciativa...
  • Los maestros que me lean también sabrán que hay ejercicios de psicomotricidad de Aucoutourier que les pueden ayudar.
  • El teatro también les facilita el ponerse en diferentes situaciones que no son reales, ver opciones de actuación, conocer gente... Dicen que "los mejores actores son los mayores tímidos"
  • Si sospecháis o pensáis que nuestro hijo tiene un problema real en este sentido, le provoca ansiedad, fobia social... no dudéis en visitar un especialista que os de unas pautas más personalizadas y estudie el caso concreto. Que no os de miedo, saltad esa barrera de pedir ayuda. Es mejor coger las cosas a tiempo que lamentarse por no haber tomado la decisión de hacerlo en un momento determinado. 

He intentado recopilar todo lo que podemos hacer para ayudar a estos niños de desde distintas perspectivas, espero haber cumplido este cometido. Y si sabéis  de casos, experiencias.... que nos puedan interesar. Adelante!!!!! ponedlos en los comentarios!!