Buscar este blog

martes, 3 de marzo de 2015

A mi hija le podéis pedir besos... ¡no pasa nada!


 Para comenzar este artículo, primero permitidme daros un consejo: sed cautos con algunos blogs, sobre todo aquellos que dan información como si fuera científica sobre temas de crianza, educación,... y que los escriben personas que no son profesionales, ni tienen una formación adecuada. La libertad de expresión es un derecho y en un blog podemos escribir lo que queramos, pero ahí estamos nosotros para seleccionar la información y las fuentes que nos informan. A veces, se transmiten meras opiniones como si fueran verdades universales.
Cada cual puede ver una misma realidad de manera distinta y por ello voy a comentar un artículo que leí hace poco  que da lugar a muchas reflexiones e interpretaciones. Os  pongo a continuación el enlace para que podáis verlo.


http://espanol.babycenter.com/blog/mamas/por-favor-no-le-pidan-besos

Básicamente, habla del poder de decisión de los niños en cuanto a dar un beso o no a personas desconocidas y nos lo explica de esta manera:"Al saludarnos, mi amiga nos presentó a sus amigas y una de ellas, muy decidida, cogió la mano de mi hija y le dijo como dándole una orden: “¿Me das un beso?”. Mi amiga, al notar que mi hija no quería, también la quiso obligar con “sí, ¡dale un beso!”. Entonces yo intervine: “Lo siento, pero ella no le da besos a personas que no conoce”. Mi hija estaba abrazada a mi y a pesar de que es muy sociable, estaba con la cara recostada contra mi pecho, escondiéndose."

La situación es muy común. Seguro que hasta nosotros recordamos  algo parecido en nuestra infancia, pero con algo menos de dramatismo. Hasta ahí todo bastante lógico. Pero pienso en cómo se debió quedar la amiga con esta contestación, pues seguramente le pidió el beso a la niña por ser agradable. Pero esto es otro tema y quiero ahondar más en lo que podemos aprender de ella.

Sinceramente, después de esto la madre debería haber hablado con su hija y haberle comentado que por educación y, pensando en la otra persona,  debería haberle dado un beso o acercarse para que se lo hubiera dado ella.
Eso no le va a llevar a que su hija sea una futura víctima de abuso sexual. Las cosas hay que diferenciarlas y no sacarlas de contexto.
Os remito  a un artículo que publiqué hace tiempo en el que comento medidas de prevención para estos casos: http://dudasdepapas.blogspot.com.es/2014/10/el-abuso-sexual.html

En el artículo se hace hincapié en el poder de decisión de los niños y, es cierto, que pueden elegir, pero como profesional hago la siguiente reflexión: no podemos dejar que el niño decida todo lo que hace o deja de hacer, porque si no, ¿qué papel tenemos en su educaciòn?

Recuerdo una vez que unos padres me comentaban que el niño cada día decidía en qué coche quería ir: en el de su padre o su madre. Y, claro, con ese poder... cada vez escogía una cosa distinta, manipulaba y manejaba a sus padres como quería.

No debemos olvidar que vivimos en una sociedad y, como tal, existen unas normas preestablecidas. ¿Os imagináis negando el saludo a vuestro jefe porque no os apetece hacerlo?

Así que, más que restringir su aprendizaje en esta situación yo aprovecharía para trabajar las siguientes cuestiones:

  • Habilidades sociales: Cada persona es distinta y no todos los niños se desenvuelven de la misma manera en distintos ambientes. En ocasiones, la timidez, la falta de seguridad en sí mismos nos lleva a situaciones como ésta. Si trabajamos con ellos estas habilidades conseguiremos que el niño aprenda a manejar las distintas situaciones que se le planteen en su vida. La empatía, ponerse en el lugar del otro, enseñarle a hacerlo les proporcionará herramientas para relacionarse. Es algo muy sencillo y a la vez complicado "no hagas lo que no te gustaría que te hicieran".
  • El apego: Que un niño no se separe de su madre no quiere decir que tenga un apego seguro, más bien todo lo contrario. El apego seguro consiste en aquel que deja al niño explorar su mundo y relacionarse con otras personas sin las necesidad de estar continuamente con esa figura, que sólo acuda a ella cuando realmente lo necesite.
  • Las normas sociales: Parte de nuestro trabajo como padres, educadores,... consiste en que nuestro hijo consiga integrarse de manera satisfactoria en la sociedad. Y, para ello,  nosotros le debemos mostrar a través del modelo de nuestro comportamiento y nuestras palabras cómo debe hacerlo. Los saludos, el dejar salir antes de entrar, el pedir las cosas adecuadamente, el esperar el turno... Aunque a veces se nos olviden son importantes para la vida en convivencia con nuestros iguales.
Por otro lado, deciros que, a veces, en niños muy pequeños y, concretamente, en situaciones como la de dar un beso a un familiar, la insistencia por nuestra parte puede hacer el efecto contrario al deseado: que cada vez que vean a esa persona no le quiera dar un beso. Dejadles libres en ese momento, no insistáis, poco a poco irá con el tiempo aceptando a esa persona. En ocasiones, no sólo debe trabajar el niño, sino también el adulto interesado.

Espero que os haya gustado el artículo, yo he visto el tema a tratar desde otro punto de vista y, si os he hecho reflexionar al respecto, me alegro, era mi objetivo.




20 comentarios:

  1. Hola: un gran artículo y una mejor reflexión. Estoy de acuerdo con el planteamiento de que el niño no puede decidirlo todo porque los mayores tenemos que orientarlos en su educación y enseñarles... seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  2. Leí el artículo que comentas porque me llamo la atención el título y me parecía francamente exagerado. Es algo habitual pedirle un beso a un niño pero es igual de habitual aceptar el hecho de que no quiera darlo y no pasada nada, se lo damos nosotros si nos surge o lo dejamos pasar porque no es un hecho importante.
    Estoy de acuerdo en lo que comentas, hace tiempo que pienso que hemos ido de un extremo a otro en la educación y eso nunca es saludable. Es genial que los padres dialoguen más y tengan más en cuenta a sus hijos pero, como tú dices, nosotros somos los responsables y los educadores con lo que hay cosas que tenemos que decidir, eso no es el fin del mundo.
    Tengo tres niños a mi alrededor corrientemente: a uno le encanta dar besos y abrazos cuando se lo pides, otro no lo hace cuando se lo pides pero sí que se te acerca cuando él quiere y el tercero tiene otras formas de mostrar afecto. Creo que la inmensa mayoría coincidimos en que son conductas perfectamente saludables, que ninguno es más sociable o mejor que otro.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo contigo. Muchas gracias x tu comentario

    ResponderEliminar
  4. Amén. ..Sinceramente cuando oigo eso de: "no se piden los besos", se me pone una mala...Luego me doy cuenta de quien me lo ha dicho y veo que esos padres no educan si no dejan hacer. ...Y al crecer estos niños, y conozco a más de uno, son incapaces de decir un hola o un adiós a sus propios familiares, así que como para decírselo a un amigo de los padres. ..Me horroriza que se le de al niño tanta "manga ancha"...Estoy de acuerdo contigo, y también entiendo de esto un poco, pero mi principal visión sobre esto y como ya he dicho, es la experiencia....Gracias

    ResponderEliminar
  5. Me alegro haber leído tu opinión. Totalmente de acuerdo!

    ResponderEliminar
  6. Pues lo siento pero me gusta mas el " otro" punto de vista y no por eso soy de las que dejo hacer sin educar ni creo que dar besos cuando se los pidan los haga ser posible víctima de abusos.
    Que sea por educación....me vas a permitir que diga que personalmente me parece mas educado enseñar a dar las gracias,perdón o por favor que a tener que dar un beso por que a la otra persona en ese momento se le antoja.
    Conozco muchas personas que son muy educadas y cumplidas en esos aspectos pero luego no son capaces de levantarse para decer el sitio a una persona que lo necesite.
    Es bueno,tener distintas opciones para ver las cosas así somos mas libres para identificarnos con unos u otros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que la gente tenga otro punto de vista también. Esto enriquece más el debate.
      Realmente el tema de besar o no me ha servido de excusa para poner de manifiesto que en la educación hay cuestiones que se nos están yendo de las manos. Muchas gracias por tu comentario

      Eliminar
  7. Totalmente de acuerdo contigo. Un beso
    Elisa
    www.aprendiendoeninfantil.com

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias Elisa. El artículo esta creando bastante controversia. Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  9. Hola Cristina:
    He leído tu artículo, el artículo de los abusos y los comentarios. Después de los comentarios hay uno que me ha aclarado mucho las contradicciones de este artículo y el de los abusos, dices textualmente que el tema del besar te ha servido como excusa para hablar de educación en otras cuestiones. Yo no le niego el saludo a mi jefe pero te aseguro que no me lanzo a sus brazos para que el se sienta bien conmigo en su empresa. Tiene mucho sentido eso que dices de dialogar con tus hijos para que sean "educados" o correctos en sus formas, darles herramientas para desenvolverse en la sociedad. Pero ¿Por qué un beso? un saludo es apretón de manos, un choca esos cinco y un simple hola como estás en el caso que no quieras tener contacto físico con esa persona. Se pueden dar esas herramientas a tus hijos también sin obligarles a tener una demostración física de afecto que no quieren. En cuanto a la carga emocional y el aprendizaje de empatía hay mucha confusión entre empatía y el hacer algo sólo por agradar a esa persona, realmente una persona adulta se va a sentir tan mal porque un niño les niegue un beso? Y hablando de empatía, ¿Cómo se va a quedar tu hijo si hace algo que no es de su agrado sólo por quedar bien con otra persona? o peor ¿Cómo se va a quedar si no le da el dichoso besito y luego le decimos que por su culpa esa persona va a sufrir?
    Tienes razón en cuanto a que muchas formas de expresar educación se están perdiendo y que otras corrientes se confunden con el respeto y la dejadez pero creo que este no ha sido un ejemplo afortunado de exponerlo. Gracias

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado!! :) El otro día he flipado leyendo el blog que comentas... Pensé "pobre niña, tener una madre tan estúpida, que le esté inculcando esos valores y esas CHORRADAS"
    Lo digo, gracias por tu entrada, me siento muy identificado con todo ello.
    Saludos!!! :)

    ResponderEliminar
  11. completamente de acuerdo, es que creo que se sacan las cosas de quicio. Es evidente que nunca voy a obligar a mis hijos a besar a una persona que no sea de mi agrado o del suyo, no voy a montar un drama porque no lo hagan. Pero tampoco voy a mirar "de manera sucia" situaciones normales.
    Buen post

    ResponderEliminar
  12. Hola, soy yo quien escribió el artículo que posteas. Me encanta que haya llamado a la reflexión. Cada quien, como dices, hace lo que le parece, pero te quiero aclarar que lo que digo sobre el abuso sexual lo dije por un estudio, al cual hago un enlace en el artículo. A mi me pareció que tiene sentido, pues si se obliga a dar besos a desconocidos por cortesía, quizás los niños en un momento dado no van a poder diferenciar una situación de peligro. Es mi visión. Mi hija es lo más cariñosa y besadora, pero fíjate, cuando se lo pide un extraño se siente incómoda y por quedar bien y complacer reglas sociales que no siempre van, no voy a obliga a mi hija a que muestre su afecto o cortesía a un desconocido. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Las cosas se pueden ver desde muchos puntos de vista. Me alegra que haya llegado mi post a tus manos. estoy de acuerdo en que no hay que obligar, hay que sugerir, pero sigo pensando que en esta sociedad hay unas normas sociales que debemos seguir, no hacia falta un beso, podría ser un simple hola o saludo. En esta situación está la figura de apego delante, por tanto, es un matiz que también influye. Hay que insistirles en, ya no dar besos, sino no hablar o irse con otras personas cuando no estén los padres.

      Eliminar